1. Aún quedan noches de verano.

    Es muy probable que el clima sevillano nos siga haciendo creer que estamos en agosto cuando en otras ciudades de España ya esté nevando. Pero esta ciudad nos suele dar una tregua cuando llega la noche, haciendo que podamos seguir disfrutando de actividades culturales al aire libre, durante algunos días más. Ante todo, optimismo.

    -Cine de verano en el Patio de Diputación: Si son un clásico veraniego desde hace décadas, por algo será. Los precios se reducen, estamos al aire libre y podemos disfrutar de pequeños placeres personales tan unidos a esta costumbre. El del Patio de Diputación alarga su cartelera hasta el domingo 14 de septiembre.  

    image

    -Teatro en Entretejas: Si algo tenemos en Sevilla son azoteas. Este proyecto ofrece actividades culturales muy diversas y dentro de su programación de septiembre, encontramos una función de Atruá, compañía de clown, además de varios conciertos.

    image

    -Nocturama, música en el Caac: Buenos conciertos al aire libre, en un enclave con tantas opciones que parece siempre desaprovechado. A su programación de septiembre se unen las entrevistas realizadas por los chicos de Maasai Magazine que podemos leer o ver. Y si llegamos con tiempo, darse un paseo por sus jardines no tiene precio.

    image

    -Visitas nocturnas teatralizadas y conciertos en el Alcázar: Si el Alcázar derrocha encanto durante el día, imaginaos por la noche. Vamos a pasear por el palacio real en uso más antiguo de Europa mientras conocemos los entresijos de algunos de los personajes que vivieron allí. De paso, aprenderemos algo de historia, que nunca viene mal. Probablemente oigamos la música que viene de los conciertos que se desarrollan cada noche en sus jardines. Otra opción muy interesante que hará que nos volvamos unos románticos si aún no lo somos.

    image

    image

     

  2. WABI SABI, LA BELLEZA DE LO IMPERFECTO.

    En España (más aún en Sevilla) las tendencias, y novedades artísticas han llegado siempre con años de retraso. Es por eso, que el concepto de mezclar arte con otros aspectos no aparece en la ciudad hasta hace unos años, a pesar de que era algo que se hacía en otras ciudades hacía mucho. Pero los sevillanos hemos soltado la cervecita de las tres y nos hemos puesto las pilas.

    Enmarcada en esta temática surge Wabi Sabi, una shop & gallery que mezcla arte y diseño con otras propuestas, todas de gran calidad, alejándose así de las galerías convencionales, a veces atrapadas en una inmovilidadconstante, este espacio aporta frescura a un círculo muy cerrado, acercándolo al público convencional, ampliando su oferta y abriendo el espacio a otras actividades. El edificio en el que se ubica también es arte, obra del arquitecto Anibal González.

    Capitaneada por María López Vergara, Wabi Sabi se renueva constantemente, su criterio personal es lo que marca un estilo propio e irrepetible, tratándose además en su mayor parte, de piezas únicas. Este eclecticismo posee un hilo conductor y es María.

    Este espacio ofrece mucho más: en él se han realizado conciertos, funciones de teatro, desfiles de moda, cursos especializados… inauguran exposiciones cada dos meses y la obra expuesta convive con antigüedades y libros especializados.

    La inquietud por seguir creciendo marca su agenda: han participado en la Bienal de Flamenco de Sevilla, en la Noche en Blanco… de día y de noche es un espacio vivo que se adapta a lo que esté ocurriendo.

    Cuando le preguntamos a María por la rivalidad en la ciudad, nos responde: “No creo en la competencia. Los clientes extranjeros nos preguntan si hay más espacios como éste. Los enviamos a las otras tiendas que existen en la ciudad. Si existiesen más espacios de este tipo, atraeríamos a más público”.

    Poco a poco, Sevilla se habitúa a esta nueva propuesta. “La gente no está acostumbrada a que un mismo sitio haga cosas diferentes. Ahora parece que sí”.

    Wabi Sabi envía a EEUU y Francia, ha ocupado páginas de importantes medios extranjeros y nacionales. “ A los norteamericanos les encantan las antigüedades, porque ellos no tienen”.

    Los sevillanos y visitantes de la ciudad ya no tenemos excusa para no acercarnos al Nº9 de la calle Viriato (una zona en la que se encuentran otros singulares negocios). Para los más caseros, cuentan con tienda online. Pero os aseguro que es un lugar al que apetece ir y en el que apetece estar, pero sobretodo, participar. 

    *Todas las fotografías han sido tomadas de la web de Wabi Sabi.

    Nota: El 8 de septiembre se publica la lista con los ganadores de la III edición del concurso Emergentes.

     

  3. ¡¡¡¡¡LA PASEANTE CUMPLE 1 AÑO!!!!

    Quiero agradeceros a todos vuestra participación,  mensajes y ánimos, que día tras día hacen que este blog siga adelante, difundiendo la cultura a través de su relación con la casualidad.

    Para celebrarlo La Paseante se va durante el mes de agosto a descubrir nuevos lugares que os mostraré a la vuelta. 

    Nos vemos en septiembre, con una nueva temporada y un artículo sobre unos de los lugares más interesantes que ha nacido en Sevilla en los últimos años.

    Un millón de gracias!!! 

    *Foto: Baeza, 2012.

     
  4. Iglesia abandonada (David Remfry, 2011)

     

  5. Maléfica, por Cine en Serio.

    LLevaba muchos años sin entrar en un cine de verano. Hace una semana lo hice para ver esta película, de la que os dejo el trailer y la crítica que le hacen en Cine en Serio.

     
  6. Puppy (Jeff Koons, 1992)

     

  7. Entrevista a Pedro Gabiola.

    Pedro Gabiola es un artista español nacido en Bilbao que vive actualmente en la provincia de Málaga y que a través de esta entrevista, espero que conozcáis mejor.

    Frida (Tinta sobre lienzo, 70 x 100 cm) 

    Pregunta: ¿Cuáles son tus influencias más directas?

    Respuesta: Una de mis influencias es la fotografía, ese modo de inmortalizar un momento, de atrapar el tiempo y de hacer una composición propia pero al mismo tiempo condicionada por un factor incontestable: lo que vemos existe. Esto aporta dramatismo.

    También me apasiona el arte español del siglo XX, artistas como Lucio Muñoz, Manuel Millares, Antonio Saura y sobre todo Antoni Tapies.

    P: ¿Y qué quieres expresar con tu obra?

    R: Cuando pinto intento contar que lo que he representado en el cuadro existe, al menos existe en algún lugar de mi cabeza.

    P: ¿Con qué técnicas te sientes más cómodo y cómo han ido evolucionando éstas a lo largo de tu trayectoria artística?

    R: Cuando empecé pintaba con óleo artesanal que yo mismo hacía, acrílico y materias como arena, café, polvo de mármol, hojas secas o cualquier cosa que encontrara en la calle o en el cubo de la basura.

    Poco a poco empecé a incluir elementos realizados con nuevas tecnologías y en estos momentos finalizo los cuadros usando nuevas tecnologías. Digitalizo mis dibujos, esas mismas materias que he usado siempre, mis propias fotografías y lo uno todo en el ordenador, dando lugar a una composición que es fruto de decenas de capas superpuestas.

    Aunque realmente no me importa demasiado la técnica, sólo es un modo de contar algo y en mi caso ese algo siempre ha estado claro.

    Soy de los que cree que un artista pinta durante toda su vida el mismo cuadro o escribe el mismo libro o realiza la misma película. Un artista de verdad sólo es capaz de hablar de dos o tres temas.

    P: ¿Y cuáles son los tuyos?

    R: Hablo del paso del tiempo, concebido desde un punto de vista oriental, círculos constantes de creación y destrucción, el tiempo desde un punto de vista global, observando los ciclos de la naturaleza, nacer y volver a morir y volver a nacer y así eternamente. Hablo de la materia única de la que están hechas todas las cosas y de como nada permanece, de como el tiempo lo borra todo. Intento hacer un trabajo de arqueología en la memoria, en la memoria colectiva y en la memoria privada de cada uno de nosotros. También hablo del sufrimiento humano. Hablo de las personas honestas, de los poetas y de sus sufrimientos y dolores. Hablo de la indestructibilidad del amor, una fuerza que se mantiene eternamente.

    P: ¿Y cómo trasmites esto al público?

    R: Intento que toda mi obra sea un trabajo delicado y me cuesta mucho ser directo o evidente. Aunque quisiera hacerlo no podría, ser directo me da mucho pudor así que acabo haciendo un trabajo muy simbólico y sutil. Más por pudor que por deseo real de hacerlo así. Intento que mi trabajo destile cierta ternura por la gente de la que hablo, aunque no se les vea en el cuadro para mi están en él. Uso símbolos para hablar de esas personas que a veces no vemos.

    P: ¿Cómo es el proceso creativo de tu obra?

    R: Una vez comenzado el cuadro no suelo permanecer en el proceso intelectual de creación, me dejo llevar por mi intuición e intento disfrutar del hecho sencillo de pintar.

    El viaje eterno (tinta sobre papel, 70 x 100cm)

    Os dejo su web, para que podáis echar un vistazo al resto de su obra. 

    Anatomía de una vida (tinta sobre lienzo. 70 x 100 cm)

     

  8. Crítica de “8 Apellidos Vascos” por Cinéfilos Empedernidos

    Dejando de lado que no me importó dejar de verla antes de que llegase a la mitad, os dejo la crítica que le realizan en Cinéfilos Empedernidos, para que comparéis opiniones, ya que a pesar de todo, estoy de acuerdo con la reflexión final de su autora, Marina León.

    Aquí os dejo también el trailer

     
  9. Angel (Gary Hume, 1998)

     
  10. Centro de visitantes Palacio del Acebrón.
    Antigua casa palacio construida en la mitad del siglo XX.
    Actualmente adecuada para la difusión y el conocimiento del patrimonio etnográfico del Parque Nacional de Doñana. #lapaseante